5 razones por las que debes anunciar tu casa en internet

5 razones por las que debes anunciar tu casa en Internet

Compartir

Actualmente, antes de adquirir un producto o servicio las personas recurren como primera opción a la búsqueda en línea. Según una investigación realizada por Deloitte, el 80% de las personas encuestadas consultan en Internet antes de realizar una compra. 

Esta situación no es ajena al sector inmobiliario. Gracias a los beneficios digitales, cada vez más personas y empresas que se dedican a la compraventa de bienes raíces tienen presencia en Internet y, específicamente, en portales inmobiliarios.

El mercado en línea ofrece numerosas posibilidades para anunciar propiedades en esas plataformas, cada una ofreciendo diferentes beneficios a los usuarios, ya sean compradores, vendedores, empresas o agentes.

Sí aún tienes dudas sobre aparecer en Internet, te invitamos a conocer 5 razones por las que debes anunciar tu casa en plataformas inmobiliarias:

Primera: Mayor alcance y presencia

Con los métodos de divulgación tradicionales, la mayoría de los clientes potenciales eran de la misma zona en el que se encuentran las propiedades. Al anunciar tu casa en plataformas inmobiliarias el rango de alcance se amplía, llegando, incluso, a personas que quieren invertir desde el extranjero.

Es así que cuando publicas tu inmueble para vender o arrendar, este puede llegar a personas que se encuentran en diferentes lugares y en cualquier momento, sin necesidad de que estés ahí presente. En el caso de que alguna persona requiera mayor información, puede dejar sus datos o contactarte en otro momento. 

Segunda: Más rentable

¡Hagamos cuentas! Un anuncio en los clasificados impresos supera los $50.000 por 7 días y mil volantes pueden costar más de $100.000, es decir, por un número limitado de lectores inviertes más de $150.000 pesos. 

En realidad no es mucho, pero al compararlo con plataformas inmobiliarias que no requieren de mucha inversión o incluso pueden ser gratis, como vivienda.com, y que te brindan mayor alcance, al final recibes más por menos.

Tercera: Optimización de esfuerzos

Cuando anuncias tu propiedad correctamente en Internet, los usuarios son quienes dan el primer paso. Luego de ver la vivienda en línea y conocer sobre sus especificaciones, quien esté realmente interesado te contactará.

Mientras tu anuncio cumple a cabalidad con su función, tú recibes llamadas y realizas recorridos virtuales o presenciales con personas que ya tienen información sobre la propiedad.

Cuarta: Cierre de ventas más rápido

Al llegar a un mayor número de clientes potenciales en menos tiempo y tener contacto con personas calificadas (clientes potenciales) el tiempo para vender o arrendar tu casa, se puede reducir.

Sumado a ello, esta plataforma te da datos sobre el rendimiento de tu anuncio. De esta forma puedes identificar cuántas visitas tuvo, cuántas personas dieron clic al número de teléfono o dejaron sus datos.

Quinta: Mejor interactividad

Las plataformas inmobiliarias ofrecen a los usuarios diferentes herramientas para encontrar su casa ideal. Los clientes potenciales tienen una idea inicial de lo que desean, cómo y dónde; con estas plataformas pueden filtrar los resultados según sus necesidades y a través del contenido que encuentran en cada anuncio tienen mayor conocimiento previo sobre las propiedades y es más fácil que se hagan una idea de cómo se verá su futura vivienda amoblada a su gusto. 

Adicional: Credibilidad

El “nuevo público objetivo” de los agentes inmobiliarios y vendedores – los millennials -, al ser una comunidad digital, se sienten más seguros al encontrar información, fotos y videos de las casas en plataformas inmobiliarias reconocidas.  

¿Qué tal si comienzas ahora a anunciar tu casa en línea? En vivienda.com encuentras variedad de herramientas que harán tu proceso de venta o arrendamiento más asertivo y rápido ¡Conoce cómo anunciar gratis en nuestro portal!

Accede a más contenidos en nuestro centro de aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.